lunes, marzo 27, 2017

Cumbre reptil

El gran lagarto va mudando la piel,
poco a poco sus escamas amarillean,
sus pezuñas se aferran a la roca que es nuestra isla
dejando que el paso del tiempo nos dicte otro ciclo,
sus extremidades brillan al sol
esperando a desnudarse completamente, quedando grises,
mostrando una temible vejez, que cada vez muda más,
a la espera que nuevas escamas broten de sus poros
y orgulloso, nuestro gran lagarto, rostro altivo,
dirija esta isla navegante en el mar.

(ideada a fines de otoño de 2016. Forma definitiva, marzo 2017)

Cumbre fría

Me hago un abrigo con el frío
y me acurruco en su seno,
a frente descubierta,
ardiente como el hielo que tocó Aureliano Buendía,
el aire me enseña
que el más gélido aire puede ser cálido
que yo mismo me ofrezco en ofrenda
ante la inminente primavera que nos empezará a secar,
ante los inexorables calores que vendrán
congelando cualquier esperanza.

Receta de papas al jamón

Receta de papas al jamón.

Abrir una bolsa de papas onduladas al jamón de la marca que se prefiera. Durante el proceso es necesario tirar de la bolsa por la parte superior de la misma de manera transversal al borde, con las dos manos y haciendo pinza con los dedos. Se ha de tener sumo cuidado de no romper la bolsa.

Coger un bol. Es necesario elegir el tamaño adecuado para que este pueda contener todo el contenido de la bolsa. Si se quieren evitar complicados cálculos matemáticos y geométricos podemos, antes de abrir la bolsa, colocar esta en el interior del bol para comprobar su capacidad. Si la bolsa cabe y no sobra demasiado, estamos ante el tamaño perfecto. Lo normal es que sea más grande que una escudilla y más pequeño que un lebrillo. Para una mejor presentación del plato recomendamos el uso de un bol de cristal, pero hay que tener en cuenta que este tipo de material es extremadamente frágil, por lo que hay que manejarlo con delicadeza.

Llega la parte más complicada del proceso de elaboración de este plato para groumets, y es verter el contenido de la bolsa SIN DERRAMAR NADA POR FUERA. Una vez culminada esta parte, debemos realizar toda una proeza de equilibrista, y es llevar con las manos el bol con las papas y colocarlo en el centro de la mesa.

Nuestro plato ya está listo.

Se consume a la manera de los moros (pese al detalle del jamón, poco importante, pues no llevan jamón de verdad), esto es, todas las personas pueden coger del mismo bol sin necesidad de servir en platos individuales. Pese a esta referencia al mundo norteafricano, la papa es un alimento de origen sudamericano, concretamente de la zona andina, y el nombre es una palabra andina. No necesita cubiertos, se coge la comida con las manos, aunque esto pueda resultar un choque cultural importante para un occidental.

domingo, enero 01, 2017

Coplas etílicas de año nuevo

Compuestas en la madrugada del 1 de enero de 2017


I

Remontados en dos 
ditirámbicos, insomnes, precoces
manifiestan en dos
atesorando entre espectros sin vida
visibilizando su oblicua presencia
no saben dónde anidar
apresando cualquier situación
no saben donde encontrar
cuál es la esencia vital,
y dónde anidar 
entre espectros sin vida 
(antes citados)
que no saben dónde encontrarse
a sí mismos
después de buscar por siglos y milenios
su esencia más pura
que al final sólo
era un constructo ideológico
ideológico,
ideológico
y etílico.

Nadie sabe dónde buscar
cuál era la importancia
de ese discurso
en el que nadie sabía dónde encontrarse
tras buscarse a sí mismo
y con qué pensar
si siguiendo la dinámica
por alguien dictada
de lo que debe ser la experiencia humana
y lo que es lógico o no.
¿Hacia dónde dir?
¿Hacia dónde dir?
¿Y hacia dónde buscar?
Porque jamás, 
aunque lo disfracemos,
se va a encontrar,
andará el ser humano
siempre encerrado en sí mismo,
andará el ser humano
siempre cayendo al abismo,
al abismo de la muerte
en la utopía de encontrar 
algún punto de referencia en donde aferrarse.



II

Los sucesos que nunca viví
están escritos en miles de libros, canciones y películas.

Los sucesos que nunca viví
son los que quiero alguna vez llegar.

Los sucesos siempre dictados 
de lo que se supone que debe ser la experiencia humana.

Los sucesos 
que se esconden en un claroscuro difuminado.

Los sucesos que jamás llegaré a alcanzar.

Los sucesos
que no se ni siquiera si realmente quiero alcanzar.

Los sucesos
¿qué son eso?

Los sucesos
¿qué son eso?

Los sucesos
quiero comer un queso
... de cabra.

Los sucesos.



III

Coplas etílicas 
maldita búsqueda de si mismo.

Coplas etílicas
maldita búsqueda de si mismo.

Coplas etílicas
maldita búsqueda de mi mismo.

Coplas etílicas
que al final serán sólo un espejismo.

A veces pienso que voy buscándome a mí
a un ser profundo y oculto,
pero sólo, al final, voy buscando mi dibujo,
una caricatura creada por una sociedad que no logro entender,
no logro vislumbrar en su completa complejidad
en su integridad.

Miles de seres vivientes y murientes
van interrelacionándose entre sí
y soy sólo un objeto, nunca un sujeto, protagonista de este sinvivir.

Coplas etílicas
que al fin uno no sabe qué buscar.

Coplas etílicas
que al fin uno no sabe dónde llegar.

Hay utopías inalcanzables
que uno busca en deseos realizables,
entre rimas facilonas
que al final se vuelen
algo simplonas.

Pero al final hay algún sucedáneo
que jamás llegará a ser,
que nunca será,
pero lo lejano se va esparciendo
y al final nada quedará
sólo un velo tenue en el recuerdo,
sólo un velo tenue cada vez más lejano,
y ese velo se vuelve muro
y jamás se podrá traspasar.
Hay imposibilidades manifiestas
que uno piensa que se podrán traspasar,
Hay puertas blindadas
y al final busco otros caminos,
pero cada camino lleva al precipicio
o cada camino ni siquiera existe,
es sólo una invención
un constructo social,
un constructo imaginario
entre un pedregal.

El camino nunca existió
y uno va trazando una experiencia vital errante
que no sabe a dónde llevará.




IV

Cuando sueñe el desconcierto,
cuando,
cuando suene el desconcierto de año nuevo
y la Marcha Radetzky empiece a tronar
uno empieza a pensar que es otro ciclo sin cesar,
más de lo mismo,
la Marcha Radetzky empieza a martillar y acariciar la mente
y empieza a humillar
anegado, ahogado en un ciclo sin final.

Si algo aprendimos de El Rey León,
aparte de su ideología tremendamente fascista,
es que estamos encerrados,
atrapados,
amarrados,
apresados
en un ciclo sin fin,
en un ciclo sin fin,
en un ciclo sin fin.

viernes, noviembre 11, 2016

Lluvia

Me llena la lluvia con su olor,
me trae recuerdos de otros tiempos en los que quizás no fui feliz
pero que me abrigan como pesada losa que el reloj de arena va desdibujando
grano a grano, segundo a segundo,
y la lluvia los va haciendo barro, tierra húmeda
que bebe agradecida y la semilla empieza a germinar.

Me llena la lluvia con olor,
los poro de mi piel se abren
y van limpiándome de muchos males,
la vida que regresa, que vuelve,
se respira, acoge.