domingo, junio 18, 2017

Ya nadie quiere ser cosmonauta

Ya nadie quiere ser cosmonauta
ya nadie vuela en Concorde
ya nadie piensa en las causas
cuando toca estos acordes.

Ya nadie compra camisas
con la imagen del Ché Guevara
el comercio y todas las prisas
las dejó en la estacada.

Ya nadie usa palestinas
para abrigar su cuello
o para luchar en las esquinas
y así alcanzar un sueño.

Quiero que vuelva a estar de moda
quiero que vuelva a estar de moda
aunque se lo apropie el comercio.

Ya nadie defiende al cabrero
ni en invierno ni en verano,
es más, atacan al ganadero
pues todos se vuelven veganos.

Ya nadie fusiona folclore
con ritmos insospechados,
pero sigue habiendo quien llore
cuando se siente despechado.

Pero hay lo mismo de siempre
disfrazado de novedad,
sigue riendo el que te miente,
y asustada huye la verdad.

Quiero que vuelvan los artistas vendidos
que en su día fueron revolucionarios
por multinacionales distribuidos
quiero que vuelvan a sonar en la radio.

Los puristas nos han exiliado
para guardar nuestra moral,
para que seamos consecuentes
y así nos podrán arrinconar,

para que el sistema no se lo apropie
lo guardan bajo mil llaves
escondido de nuestro goce
o quemado con todas las naves
o quemado con todas las naves
que al espacio quieren viajar
cuando ya nadie quiere ser cosmonauta
(si acaso astronauta).

viernes, mayo 05, 2017

Llévame

Llévame, llévame,
llévame al borde del abismo de mis contradiciones,
lluévame, llúevame
y lléname de tu agua, quiero decir, lluéveme
y licua mis pensamientos con tu lluvia
yo, líquido disuelto en tu agua,
elemento vital,
que en torrente, escorrentía, jauría de peces,
nos deslizaremos,
se deslizará
pendiente abajo por carreteras y barrancos
hasta desembocar el mar,
mar ajeno,
hasta perderse en ese mar,
desaparecer,
imbricarse,
perecer
en la inmensidad,
pasar al olvido en esta humanidad,
que el agujero negro nos trague,
caigamos a ese abismo
que el big crunch nos someta,
pero antes, antes,
antes de la gran caída,
del armagedón final que condene al ser humano
a no tener una segunda oportunidad sobre el universo,
y condene al universo
a no tener una segunda oportunidad sobre cada ser humano,
antes de todo eso,
llévame,
llévame y seamos los seres vivos que destruyamos el mal
da igual que el destino de toda persona, toda civilización, sea su final,
pero cada paso ha de estar destinado al durante,
en fin, a la libertad,
a la fraternidad,
a la igualdad,
a la humanidad,
pero llévame,
por donde ya lo dilucidará la hecatombe,
el terremoto,
la pista de tierra en el que expuestas
en grandes vallas publicitarias
estaban todas mis contradicciones como dedo acusador,
y aún ante tal enemistado paisaje
llévame que quiero recorrerlo si me llevas.

lunes, marzo 27, 2017

Cumbre reptil

El gran lagarto va mudando la piel,
poco a poco sus escamas amarillean,
sus pezuñas se aferran a la roca que es nuestra isla
dejando que el paso del tiempo nos dicte otro ciclo,
sus extremidades brillan al sol
esperando a desnudarse completamente, quedando grises,
mostrando una temible vejez, que cada vez muda más,
a la espera que nuevas escamas broten de sus poros
y orgulloso, nuestro gran lagarto, rostro altivo,
dirija esta isla navegante en el mar.

(ideada a fines de otoño de 2016. Forma definitiva, marzo 2017)

Cumbre fría

Me hago un abrigo con el frío
y me acurruco en su seno,
a frente descubierta,
ardiente como el hielo que tocó Aureliano Buendía,
el aire me enseña
que el más gélido aire puede ser cálido
que yo mismo me ofrezco en ofrenda
ante la inminente primavera que nos empezará a secar,
ante los inexorables calores que vendrán
congelando cualquier esperanza.

Receta de papas al jamón

Receta de papas al jamón.

Abrir una bolsa de papas onduladas al jamón de la marca que se prefiera. Durante el proceso es necesario tirar de la bolsa por la parte superior de la misma de manera transversal al borde, con las dos manos y haciendo pinza con los dedos. Se ha de tener sumo cuidado de no romper la bolsa.

Coger un bol. Es necesario elegir el tamaño adecuado para que este pueda contener todo el contenido de la bolsa. Si se quieren evitar complicados cálculos matemáticos y geométricos podemos, antes de abrir la bolsa, colocar esta en el interior del bol para comprobar su capacidad. Si la bolsa cabe y no sobra demasiado, estamos ante el tamaño perfecto. Lo normal es que sea más grande que una escudilla y más pequeño que un lebrillo. Para una mejor presentación del plato recomendamos el uso de un bol de cristal, pero hay que tener en cuenta que este tipo de material es extremadamente frágil, por lo que hay que manejarlo con delicadeza.

Llega la parte más complicada del proceso de elaboración de este plato para groumets, y es verter el contenido de la bolsa SIN DERRAMAR NADA POR FUERA. Una vez culminada esta parte, debemos realizar toda una proeza de equilibrista, y es llevar con las manos el bol con las papas y colocarlo en el centro de la mesa.

Nuestro plato ya está listo.

Se consume a la manera de los moros (pese al detalle del jamón, poco importante, pues no llevan jamón de verdad), esto es, todas las personas pueden coger del mismo bol sin necesidad de servir en platos individuales. Pese a esta referencia al mundo norteafricano, la papa es un alimento de origen sudamericano, concretamente de la zona andina, y el nombre es una palabra andina. No necesita cubiertos, se coge la comida con las manos, aunque esto pueda resultar un choque cultural importante para un occidental.